6 aspectos de una mezcladora para mampostería - Guía de albañilería
6 aspectos de una mezcladora para mampostería

6 aspectos de una mezcladora para mampostería

Damian Lang, propietario de Grout Hog, nos da algunos consejos sobre qué buscar en una mezcladora para mampostería.

Recientemente, Guía de albañilería habló con uno de los verdaderos innovadores y veteranos en albañilería que tiene la industria, Damian Lang, para conocer más sobre lo que el contratista de albañilería tiene que buscar y saber acerca de su mezcladora para mampostería. Lang fue el creador del sistema de aplicación de lechada Grout Hog, las mezcladoras de mortero Mud Hog, el sistema de abrazaderas para muros Hog Leg así como muchos otros dispositivos de ahorro en mano de obra que se utilizan en la industria de la construcción. Esto es lo que nos dijo sobre los 6 aspectos a buscar en una mezcladora para mampostería.

Guía de albañilería: ¿Qué debe buscar un contratista de albañilería en una mezcladora?
Damian Lang: Un contratista debe buscar calidad y ergonomía en el precio que está pagando. Consideremos lo siguiente: sólo se incurre en el 30 por ciento del costo de una pieza de equipo durante el día de la compra, mientras que el 70 por ciento restante se incurre durante el uso diario, en combinación con su vida útil. Voy a mencionar algunos aspectos importantes a considerar al momento de comprar una mezcladora para mampostería:

  1. El grosor del tambor: Las mezcladoras que están construidas con un acero delgado son una buena opción para la persona que ama reparar cosas en casas y que sólo usa la mezcladora para mampostería durante una hora o dos a la semana. Sin embargo, para los contratistas que mezclan todos los días, si el tambor está construido con acero delgado, las paletas pueden generar hoyos en el tambor después de unos cuantos meses. Esto provoca que el contratista no tenga más alternativa que soldar parches en el tambor para mantener el mortero adentro durante el proceso de mezclado; si no, tendría que cambiar su mezcladora por una nueva.
  2. La calidad de las hojas de las paletas: En las hojas de las paletas de las mezcladoras de bajo precio se suele utilizar caucho de baja calidad. Estas hojas están sujetas a sufrir desgaste al cabo de un mes, lo que provoca que sea necesario sustituirlas. Si el operador sigue utilizando la mezcladora sin haberlas sustituido, después de usarla cada vez, tendrá que limpiar manualmente la gruesa capa de mortero que dejan las paletas en el interior del tambor que es el resultado de tener hojas hechas de un caucho defectuoso. Al hacerlo, es probable que el operador dañe el tambor al verse en la necesidad de usar un martillo para el proceso de limpieza. Entre más grueso sea el tambor, más rápido se generarán daños.
  3. La forma en que el operador tiene que hacer que arranque el motor:  Si la mezcladora viene equipada con la función de encendido eléctrico, el operador no tiene que jalar un cable de tracción para hacer que el motor arranque cada vez. Si no se tiene la opción de encendido eléctrico, el operador siempre tendrá que jalar del cable de tracción para encender la mezcladora y, cada vez que jale del cable, se acerca más a interrumpir la obra. El cable de tracción se desgastará y, en algún momento, se romperá, lo que provocará que tenga que repararse o sustituirse el cable de rebobinado. Cuando esto suceda, los albañiles suelen quedarse parados, esperando a que esté listo el mortero, mientras el operador logra hacer que arranque la mezcladora. Con las mezcladoras de encendido eléctrico, la única vez que se tendrá que usar un cable de tracción es cuando el operador por error deja la llave puesta y se acaba la batería. En ese caso, el operador puede encender la mezcladora al jalar el cordón de tracción y la batería se volverá a cargar mientras la mezcladora está funcionando. Después ya será posible usar la llave para encender la mezcladora. Esto evita que se tenga que jalar constantemente del cable para encender el motor.
  4. Paletas reversibles: Incluso los mejores operadores a veces olvidarán agregar la cantidad correcta de agua a la mezcla y conectarán la mezcladora durante el proceso de mezclado. Al no contar con una opción de reversa, cuando se tenga conectada la mezcladora, será necesario apagarla y hacer la mezcla con pala mientras los albañiles se quedan esperando a que esté listo el mortero. Es el precio alto que se tiene que pagar por no tener una mezcladora con paletas reversibles en la obra. La mezcladora debe tener funcionamiento hidráulico para que pueda revertir las paletas por sí misma mientras hace que sea fácil desconectarla para acabar la mezcla del mortero o lechada. Las mezcladoras hidráulicas deben contar con orificios de alivio transversales en su sistema hidráulico. Con este sistema, no se tendrá que cortar ningún perno ni se presentarán daños a la mezcladora durante su conexión.
  5. ¿La mezcladora mezclará mortero y lechada o sólo mortero? Las mezcladoras hidráulicas con el diseño adecuado pueden mezclar tanto lechada como mortero durante varios años ya que las hojas de las paletas serán flexibles para permitir que pase la grava y dejar que se mezcle el concreto o la lechada. Es una gran ventaja cuando se tienen que mezclar cantidades pequeñas de lechada o concreto en la obra.
  6. La altura a la que el operador tiene que cargar la mezcladora: Construimos las mezcladoras Hog Mixer para que se carguen a la altura de la cintura del operador en lugar de que sea a la altura del pecho. Con la función de carga mínima y alta descarga, los cilindros de la mezcladora son los que cargan el peso en lugar de que el operador sufra una distensión de espalda por tener que cargar materiales a una altura considerable para colocarlos dentro de la mezcladora. Marca una gran diferencia después de haber mezclado mortero y lechada durante todo el día.

GDA: ¿Qué consejos puede darles a los albañiles para prolongar la vida útil de su mezcladora?
Lang: Al final de cada una de las operaciones de mezclado, es necesario limpiar apropiadamente la mezcladora. Es necesario engrasar todos los accesorios que deban estar engrasados, al menos, una vez a la semana. Siempre y cuando el operador mantenga suficiente grasa en las juntas de cojinete, el mortero seguirá funcionando.

Construimos las mezcladoras Mud Hog con las juntas separadas de los cojinetes para que, cuando las juntas presenten desgaste, el mortero o la lechada no acaben directamente en los cojinetes, arruinando tanto los cojinetes como el eje. Por lo tanto, cuando las juntas presenten desgaste, es necesario sustituirlas, pero no así los cojinetes y el eje. También incluimos las juntas y los cojinetes en la parte exterior de los tambores para que sea posible sustituirlas sin tener que retirar el tambor para hacerlo.

Aun con el debido mantenimiento, todas las mezcladora para mampostería que se usan a diario operan en condiciones difíciles. Cuando se compre una mezcladora, es crucial elegir una que pueda resistir las inclemencias del tiempo a las que se enfrentarán a diario.

GDA: ¿Cuál es su opinión acerca del futuro que tienen las mezcladoras para la obra como el modelo Mud Hog?  
Lang: Considero que todos los contratistas están tratando de encontrar la manera más rápida y sencilla de trabajar. Dado que el gasto más grande que tiene un contratista es la mano de obra, creo que cada vez habrá más contratistas que seguirán considerando este tipo de mezcladoras para sus labores de mezclado. Las mezcladoras están construidas para ser redituables en todo momento gracias a su facilidad de uso y durabilidad.


Mensajes patrocinados