Producción de materiales de albañilería - Guía de albañilería
Producción de materiales de albañilería

Producción y entrega de material de albañilería: la cadena completa

El gran depósito de color blanco y la mezcladora de mortero naranja son una combinación clásica, pero no es la única configuración posible; téngalo por seguro.

Por Todd Ferguson

Al conducir cerca o trabajar en casi cualquier obra de construcción en los Estados Unidos, ¿qué es lo que generalmente ve del otro lado de la cerca? Si el proyecto involucra construcción con mampostería, es muy probable que vea esa escena familiar con un enorme silo blanco y la mezcladora de mortero naranja funcionando juntos en la obra. Esta es una combinación típica para la producción de materiales de albañilería, como las hamburguesas y las papas fritas o el trueno y el rayo. Es una forma popular de almacenar y mezclar morteros y lechadas en el trabajo, pero de ninguna manera es la única configuración posible.

El sistema de silos generalmente incluye bolsas de material de mampostería premezclada a granel. Aunque parezca que el silo mezclador es un equipo grande, únicamente ocupa una pequeña área (aproximadamente 8  8 pies).  Esta pequeño espacio convierte al silo en una opción ideal para trabajo en zonas urbanas muy pobladas o en cualquier proyecto con limitaciones de espacio. Los silos se utilizan en grandes trabajos comerciales, pero también en trabajos más pequeños.

Los beneficios de los sistemas de silos se aplican a cualquier trabajo, sin importar su tamaño, si los contratistas tienen un manipulador telescópico o una cargadora compacta amplia para así cargar el material. Los contratistas cargan estos silos con bolsas a granel que tienen materiales pre-mezclados para resistir a una compresión específica. Están disponibles en distintas capacidades, desde 15 (10 super sacos) hasta 36 toneladas. Algunos diseños son totalmente cerrados para permitir que el material permanezca seco y se reduzca el enfriamiento en climas fríos. A diferencia de la mezcla a mano o cualquier otro proceso manual, los silos reducen mucho los desechos de materiales. La mezcla a mano con arena y cementos no es eficiente porque algunos materiales se quedan en el suelo cuando se recogen con pala y se transportan desde los montones hasta las mezcladoras. El uso de silos con materiales secos prefabricados garantiza la uniformidad del diseño de la mezcla, al tiempo que reduce la responsabilidad del contratista con respecto a la resistencia correcta de la mezcla.

Las mezcladoras más comunes que se utilizan con los silos tienen una amplia gama de opciones y capacidades de potencia. Generalmente verá que en Estados Unidos se usan mezcladoras de mayor capacidad con motores a gasolina estándar. Las mezcladoras de concreto tradicionales que usted ve remolcadas por un camión tienen un rango de 6 x 8 pies cúbicos. Sin embargo, en un sistema de silos, son más comunes las mezcladoras con capacidad de 12 pies cúbicos o mayor. Estas mezcladoras tienen patas telescópicas que ofrecen versatilidad para distintas alturas de carga y descarga. También ofrecen la capacidad de mezclar agregados más grandes en el concreto o mortero a diferencia de la mezcladora de mortero convencional. Los contratistas pueden procesar agregados de hasta 1 pulgada en el material, que es mayor que los agregados típicos de ½ pulgada que se utilizan en las lechadas gruesas de albañilería. Es fácil controlar el contenido de agua, especialmente con medidores y barras de agua que tienen disponibles los fabricantes.

Se muestra en la imagen una mezcladora de albañilería ubicada debajo de un depósito.

Se muestra en la imagen una mezcladora de albañilería ubicada debajo de un silo.

La combinación de silo con la mezcladora es excelente para almacenar materiales a granel y mezclarlos en sitio. Puede mezclar mortero y llevarlo a una caldera o un sistema de transportación, pero ¿qué pasa si quiere una configuración para mezclar y bombear en el sitio de la obra?

Tome el mismo silo y la misma mezcladora y trate de depositar el material en una bomba de lechada y puede que tenga un gran reto entre sus manos. Generalmente las mezcladoras se usan con una configuración de patas cortas por debajo del silo. Pero, al momento de cargar el material en una bomba de lechada o concreto, las patas telescópicas tendrían que subirse en la mezcladora para permitir que la mezcladora vierta el material en la pistola de tolva. No hay problema, ¿verdad?; pero, ¿qué hay del espacio debajo del silo? Ahora, el silo tendrá que elevarse también para permitir que la mezcladora vierta el material en la bomba. Es posible, pero otra configuración de silo ofrece una solución más simple: combinar el silo con una mezcladora continua. Este tipo de mezcladora se conecta con un sistema de silos con capacidad para 10 bolsas y tiene un mecanismo de serpiente altamente avanzado con paletas y agitadores para garantizar un mezclado meticuloso de los materiales pre-mezclados.

Se muestra en la imagen una mezcladora continua.

Se muestra en la imagen una mezcladora continua.

La hidratación se controla al conectar una fuente de agua presurizada con una manguera común de 1 pulgada y una conexión GHT estándar. O, si únicamente tiene disponibles tanques de agua en el trabajo, la mezcladora ofrece un medio para desviar el agua desde el tanque. Además, el producto que sale de las mezcladoras tiene un rango de 3 a 7 yardas por hora, lo que hace que la mezcladora rinda más en producción que una mezcladora de mortero.

Al comparar la capacidad máxima de la mezcladora de mortero más grande con el producto de la mezcladora continua, se ve la diferencia en el producto. Es necesario recordar que la capacidad de bolsas es más importante que la capacidad del tambor de la mezcladora del mortero en pies o yardas cúbicas. Las mezcladoras de mortero más grandes tienen capacidad de hasta siete bolsas. Con base en una bolsa de 80 libras de lechada para relleno de bloques, el producto es de 6 pies cúbicos aproximadamente.

Las mezcladoras de mortero más grandes tienen capacidad de hasta siete bolsas así que, con base en una bolsa de 80 libras de lechada para relleno de bloques, el producto es de 6 pies cúbicos aproximadamente.

Las mezcladoras de mortero más grandes tienen capacidad de hasta siete bolsas así que, con base en una bolsa de 80 libras de lechada para relleno de bloques, el producto es de 6 pies cúbicos aproximadamente.

Pensemos que se pueden hacer cuatro lotes por hora en esa mezcladora y tiene una producción menor a 1 yarda por hora. Por otro lado, el producto de la mezcladora continua es de 3 a 7 yardas cúbicas por hora. La mezcladora continua es más rápida e incluso procesa agregados gruesos en la mezcla. Lo mejor de todo es que la mezcladora continua ofrece un vínculo directo entre el material seco y la bomba de concreto. La altura para librar la caída ya no es un problema porque la mezcladora continua tiene un perfil estrecho y se conecta directamente a la descarga inferior del silo, a la altura perfecta para verter el material en cualquier bomba de concreto.

Los contratistas pueden seleccionar la bomba de concreto/lechada que ofrece el resultado compatible con la mezcladora continua. No se necesita poner una bomba de línea para concreto de 50 yardas de largo bajo la mezcladora continua: el material resultante es muy superior a lo que la mezcladora continua puede manejar. En vez de eso, las bombas de lechada para albañilería están disponibles con los mismos rangos de producto que la mezcladora, en aproximadamente 10 yardas por hora. Los fabricantes diseñan estas bombas para manejar agregados en la mezcla que son incluso mayores que las típicas de ½ pulgada en lechadas gruesas. También debe considerar la movilidad de la bomba y elegir un diseño con movimiento de autopropulsión, para que la bomba pueda posicionarse en el sitio de trabajo con el mínimo esfuerzo. Querrá evitar enganchar una bomba de tráiler a un camión de carga o un montacargas cada vez que necesite moverla.

Al considerar el fin último de mover lechada y/o mortero con mayor eficiencia a las unidades de albañilería, los contratistas pueden dar seguimiento retroactivo al proceso y determinar cada eslabón de la “cadena” de entrega de material. Usar la configuración del silo que se describió en este artículo permitirá a los contratistas tomar material en un estado seco, mezclarlo con agua y después, llevarlo a donde se necesite en el sitio de trabajo usando únicamente un silo, una mezcladora continua y una bomba o tres “eslabones de la cadena” desde el material seco a su aplicación.

Todd Ferguson es gerente internacional de producto para la oficina de Cincinnati de Airplaco Equipment Co., con sede en Ohio.


Mensajes patrocinados