Plan de sucesión para su compañía de construcción - Guía de albañilería

¿Tiene un plan de sucesión para su compañía de construcción?

Por Damian Lang

Ha trabajado arduamente durante toda su vida y es posible que el retiro esté en puerta. Es hora entonces de tener un plan de sucesión para su compañía de construcción para llevar a cabo esa transición.

Puedo decirle lo siguiente: construir una empresa exitosa no es suficiente. Debe tener un plan de continuación o de sucesión para su compañía de construcción si desea que siga prosperando aun no estando usted. Si no tiene un plan de sucesión, terminará viéndose en la necesidad de seguir trabajando arduamente hasta una edad avanzada o vendiendo todo por unos cuantos centavos. Aquí le decimos como tener un plan de sucesión para su compañía de construcción.

Por ejemplo, veamos el caso de “Bob”. Bob construyó por sí mismo una empresa de construcción muy exitosa durante los últimos 35 años. Cuando tenía 65 años, estaba listo para retirarse y supuso que uno de sus hijos iba a asumir el mando de la empresa. Su hija, Darla, demostró ser la persona con mayor potencial para dirigir la empresa, pero sin haber desarrollado un plan a largo plazo ni haberle compartido una visión, se aburrió de la construcción. Darla se unió a su esposo en el ramo bancario y se mudó a un estado muy lejano.

Bill, el hijo mayor de Bob, trabajó para él durante muchos años, pero decidió tomar un trabajo en el área de manufactura. Su otro hijo, Ray, tenía problemas de adicción a las drogas y, aunque aún estaba en la empresa, no era candidato para dirigirla. Bob se dio cuenta de que no tenía más remedio que vender la compañía. Al haber reinvertido las ganancias de la empresa cada año, pensaba que podría obtener un buen precio de venta. Bob estaba equivocado.

A diferencia de muchos negocios, las empresas de construcción incluyendo las empresas de los contratistas de albañilería únicamente valen lo que pueden generar en el futuro, con los equipos de administración para impulsar los ingresos futuros. Cuando Bob puso en venta su empresa, descubrió que no tenía ningún comprador.

Bob no había preparado a ninguno de sus gerentes para que asumiera el control de la empresa. Se dio cuenta de que no había mucho qué ofrecer al momento de vender una empresa de construcción mientras que el equipo usado tampoco valía tanto en el mercado. Entonces, al no haber nadie con la preparación suficiente para hacerse cargo de la empresa en ausencia de Bob, sus únicas opciones eran vender las herramientas y el equipo a un precio mucho menor o continuar dirigiendo la empresa, en lugar de retirarse.

No puedo decirles qué fue de Bob porque es un personaje ficticio. Lo que sí puedo decirles es que sin un plan de sucesión para su compañía de construcción, la historia de Bob tiene un final conocido por muchos de los dueños de empresas de construcción.

Así que, ¿cómo se asegura uno de que no acabará en la misma situación que Bob? Debe desarrollar o asociarse con futuros líderes para que le sucedan. Si comienza a planear el proceso con antelación, en lugar de hacerlo el día que decide que es momento de ceder la batuta y tomar más tiempo para sí mismo, podrá retirarse antes de que esté totalmente agotado.

A mis 52 años, ya he empezado con la transición de capital con algunos de los gerentes de mis empresas de construcción. He compartido 39 por ciento de mi negocio de albañilería, además de 28 por ciento de mi negocio de contrataciones generales, con aquellas personas que he visto como futuros líderes empresariales. Cuando tenga 55 años de edad, esos gerentes me habrán comprado sus acciones con ganancias de la empresa. Cuando tenga 55 años, planeo compartir más capital accionario (hasta 49 por ciento) con estos gerentes y otros más, a quienes considero que tienen el mayor potencial de impulsar las operaciones de la empresa y generar buenas ganancias tanto para ellos como para mí. Cuando tenga 60 años, planeo dejar mi participación mayoritaria en la empresa a estos gerentes o a otros futuros líderes que haya elegido. En ese momento, empezaré mi transición hacia el retiro.

Sin importar cuántos años tenga, si usted es dueño de un negocio, usted necesita un plan de sucesión para su compañía de construcción. Para comenzar, desarrolle y comparta una visión con la próxima generación de líderes, quienes asumirán las riendas de su negocio cuando usted no esté. Así podrá disfrutar más tiempo libre o, cuando menos, el retiro que se merece.

Si tiene un hijo que demuestra ser plenamente capaz de administrar el negocio en su ausencia, trátelo justo como trataría a cualquier otro líder con quien compartiría su visión y posible liderazgo. En cuanto a mí, si todo resulta tal como lo tengo planeado, podré irme de viaje en crucero cuando tenga 60 años o cuando tenga la edad en la que yo considere ceder a mis sucesores todas las acciones en mis empresas. También trabajaré con ellos para que elijan a sus propios sucesores. Así, llegado el momento, también podrán disfrutar del retiro que se merecen.

Damian Lang es dueño y administrador de varias empresas en Ohio. Él fue el creador del sistema de aplicación de lechada Grout Hog, los mezcladores de mortero Mud Hug, el sistema de abrazaderas para muros Hog Leg así como muchos otros dispositivos de ahorro en mano de obra que se utilizan en la industria de la construcción. La empresa más reciente de Damian es Malta Dynamics Safety Co., que se enfoca en ofrecer productos de seguridad de calidad a clientes de construcción a los mejores precios posibles. Ofrece asesoría a los contratistas líderes en albañilería y es posible comunicarse con él en la dirección dlang@watertownenterprises.com.


Mensajes patrocinados