Combata los problemas relacionados con el clima de verano - Guía de albañilería

Combata los problemas relacionados con el clima de verano

Desde una exposición extrema al calor y al sol hasta rayos, los meses de verano pueden presentarles retos a las personas que trabajan en exteriores. Prevenir apropiadamente los efectos de estos problemas puede ayudar a mantenerlo seguro mientras trabaja en el exterior.
Por Maureen Upchurch

El verano es el tiempo por excelencia para completar proyectos de construcción largos o ponerse al día con proyectos que sufrieron demoras con lo impredecible del invierno y las lluvias de primavera. Aunque el clima de verano puede ser más benévolo, es importante no dejarse llevar por una falsa sensación de seguridad. Las lesiones relacionadas con el clima pueden ser tan serias en el verano como en los otros meses.

Enfermedades relacionadas con el sol

El sol lo puede tomar por sorpresa. Puede darle calor en los climas fríos, pero cuando las temperaturas comienzan a incrementar por arriba de los 80 grados, es decir, a una temperatura más cercana a su temperatura corporal, todos aquellos que trabajen en el exterior deben tomar precauciones. De acuerdo con los registros de la OSHA, más de 2,600 trabajadores sufrieron enfermedades relacionadas con el calor en 2014. Durante ese mismo periodo, 18 fallecieron en el trabajo de insolación y por causas relacionadas.

“La insolación, también llamada infarto de calor, es uno de los efectos a corto plazo más graves causados por el sol”, dice el Dr. Marc I. Leavey de Mercy Personal Physicians en Lutherville, Md. La insolación puede ocurrir cuando la temperatura corporal es de 104 grados o más.

“La insolación puede progresar hasta convertirse en fatal bastante rápido”, dice Leavey. Conocer las señales y los síntomas que se usan para identificarla en usted mismo y en otros es de suma importancia.

Esté pendiente de mareos, nausea, vómito o piel sudorosa, pues estos son síntomas de agotamiento por el calor.

Esté pendiente de mareos, nausea, vómito o piel sudorosa, pues estos son síntomas de agotamiento por el calor.

Los síntomas de insolación incluyen piel roja, caliente y seca; temperatura alta; confusión y convulsiones. Cuando los trabajadores se ven expuestos al sol, deben estar pendientes de si se sienten débiles, mareados o a punto de desmayarse.

“Esto sucede porque el sistema circulatorio está comprometido y debido a un colapso vascular”, dice Leavey. “Y puede pasar en menos de una hora”.

Obtener ayuda profesional llamando al 911 rápidamente es importante para evitar daños permanentes al cerebro y los órganos, lo que puede causar la muerte. Mientras espera a que lleguen los servicios de emergencia, Leavey sugiere mover al individuo insolado a una habitación con aire acondicionado o colocarlo en la sombra. Darle líquidos y rociarlo con agua o ponerle toallas frías en su cuerpo son otras formas inmediatas de intentar reducir su temperatura corporal.

Agotamiento causado por el calor

El agotamiento causado por el calor es otra enfermedad causada por el sol que es el resultado de exponerse al sol de manera prolongada, especialmente cuando se combina con la humedad y actividades que requieren de demasiado esfuerzo. Los empleados deben estar pendientes de señales como mareo, nausea, vómito o piel sudorosa, pues estos son síntomas de agotamiento por el calor. Otras señales pueden incluir debilidad, calambres, dolor de cabeza y un ritmo cardíaco elevado. Sin un tratamiento adecuado, el agotamiento causado por el calor puede causar insolación. Similar a la insolación, el agotamiento por el calor puede tratarse enfriando la temperatura del cuerpo aplicando toallas mojadas frías, rociando con agua y bebiendo muchos líquidos. Holgar la ropa y descansar en la sombra o en un lugar con aire acondicionado también ayuda.

La OSHA cita varias maneras en que se pueden prevenir la insolación y el agotamiento por el calor, incluyendo tomar descansos, beber agua en intervalos de 15 minutos y pasar tiempo en la sombra o en un cuarto con aire acondicionado. Adicionalmente, ponerse un sombrero y ropa holgada y de color claro; estar pendiente de los compañeros de trabajo; e introducir poco a poco a los trabajadores en los trabajos en exteriores durante los meses con un sol intenso son maneras fáciles de mantener alejada la insolación.

Quemaduras

Aunque la insolación y el agotamiento por el calor son dos de las enfermedades más serias a corto plazo relacionadas con el sol, lo que más trata Leavey son las quemaduras de sol. Las quemaduras de sol son fáciles de identificar y son causadas por una exposición prolongada al sol, que torna la piel de rosada a roja. En el corto plazo, esto puede causar quemaduras de segundo y tercer grado, deshidratación, agotamiento por el calor e insolación. Los efectos a largo plazo incluyen daños a la piel que resultan en cánceres, como carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y melanoma.

Existen maneras sencillas, económicas y extremadamente importantes de prevenir las quemaduras de sol. Aplicar bloqueador solar a la piel expuesta en intervalos regulares ayudará con la prevención. Adicionalmente, llevar puestos sombreros y ropas que cubran la piel ayudará en gran medida a evitar las quemaduras de sol. También es necesario ponerse gafas de sol, pues exponer los ojos a los rayos UV puede causar cataratas en el largo plazo, dice Leavey. El uso apropiado y concienzudo de estas medidas es vital, pues muchos trabajadores de la construcción trabajan en techos o andamios que reflejan el sol. Las reflexiones permiten que los rayos UV afecten a un empleado desde ángulos múltiples.

La insolación, el agotamiento por el calor y las quemaduras son las enfermedades relacionadas con el sol más comunes, pero otras incluyen el sobrecalentamiento, sarpullido, calambres y desmayos.

La OSHA sugiere que todas las obras de construcción tengan un plan de prevención para las enfermedades causadas por el calor, pues es la responsabilidad del empleador proteger a los empleados de este tipo de enfermedades. Este plan de prevención debe incluir la disponibilidad de agua, tiempo para descansar y sombra. La OSHA alienta a los empleadores a que integren lentamente a los empleados nuevos en la obra durante los meses de verano y a que les den descansos más frecuentes. Finalmente, se les pide a los empleadores que desarrollen un plan de respuesta para tratar a los individuos que se vean afligidos por enfermedades causadas por el calor.

Precauciones relacionadas con el sol en el invierno

Las enfermedades relacionadas con el sol frecuentemente se asocian con los trabajos de verano, pero también pueden pasar en el invierno. En el invierno, los empleados que trabajan en exteriores usan capas de ropa para protegerse del frío. Sin embargo, mientras trabajan bajo el sol, pueden comenzar a sudar. Este sudor no puede evaporarse debido a las muchas capas de ropa y el empleado puede sobrecalentarse.

 

safety2

También es posible sufrir de quemaduras del sol durante el invierno. El reflejo del sol en la nieve es tan dañino como el reflejo del sol en un techo o en los andamios. Aunque las temperaturas pueden ser bajas, es importante usar bloqueador solar y llevar puestas gafas para el sol en el invierno.

Usted puede aprender más sobre seguridad en la obra visitando MiConstruGuia.com, donde encontrará más de 150 artículos que tratan sobre cómo trabajar de manera segura.

Descargas de rayos

Los meses de verano son notorios por sus tormentas, algunas provenientes de lejos, otras que surgen de la nada. Como resultado, es sumamente importante estar conscientes de la posibilidad de una descarga de rayos.

Los rayos de las nubes al piso ocurren entre 20 y 25 millones de veces anualmente, y golpean a aproximadamente 300 personas cada año. De 1990 al 2003, ocurrieron 756 muertes relacionadas con descargas de rayos en los Estados unidos, con las tasas de fallecimiento más altas en el sur y la región central del país. Sin embargo, la mayoría sufre una discapacidad permanente.

De acuerdo con la OSHA, los trabajadores de la construcción, los operadores de equipo pesado, los instaladores de tuberías, los trabajadores de jardinería y paisajismo, y los trabajadores de mantenimiento de edificios corren un riesgo alto de ser golpeados por la descarga de un rayo.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) advierte que no existe una opción segura en el exterior para evitar ser golpeado por una descarga de rayo. Los rayos son impredecibles y pueden golpear hasta 10 millas fuera de la zona de lluvia. Como resultado, la prevención es la mejor manera de evitar lesiones, y el mejor método de prevención es irse a un interior en cuanto se escuchen truenos, incluso a una distancia lejana.

“No existe una medida 100 por ciento eficaz para crear una obra de construcción a prueba de rayos, fuera de sacar a los empleados del área de actividades de trabajo en el exterior”, dice Dean McKenzie, director de la Jefatura de Construcción de la OSHA.

Muchas víctimas se encuentran en el exterior y desprotegidos porque han ignorado las señales de advertencia y no han ido a buscar refugio. Algunos vuelven fuera demasiado pronto después de que han cesado los rayos y los truenos. Scott Ketchum, subdirector de la Jefatura de Construcción de la OSHA, recomienda “incluir estos peligros en un Plan de Acción de Emergencia (EAP, por sus siglas en inglés) por escrito. Es de suma importancia proporcionar capacitación a sus empleados sobre la seguridad de descargas de rayos y darles el EAP de la obra”. Todos deben de entender los riesgos.

Treinta minutos es un periodo de espera seguro para permanecer en un área de refugio después de haber escuchado el último trueno. McKenzie también les aconseja a los empleados que estén pendientes del viento, que generalmente antecede a una tormenta. “Esto puede crear peligros adicionales para los trabajadores de la construcción que pueden estar trabajando en las alturas o con equipo que se ve afectado por vientos fuertes”, dice.

La prevención de estos peligros naturales de trabajo en el verano puede ser simple. Desde proporcionar agua y periodos de descanso, hasta asegurar que los procedimientos en caso de rayos sean comunicados a los empleados, operar un lugar de trabajo seguro no es tan difícil. Monitorear la implementación de estas prácticas asegurará su cumplimiento por parte de aquellos que no tienen una idea clara de los procedimientos o que puedan pensar que las reglas no aplican a ellos. Esto garantizará la seguridad en la obra, una parte vital de esta industria, para todos los empleados.


Mensajes patrocinados